Santiago de Cuba

Es la oncena provincia en extensión de Cuba y la segunda en población. Su territorio es principalmente montañoso y está conformado por la mayor parte de la Sierra Maestra. Cuenta con el segundo aeropuerto internacional más significativo de Cuba y un importante puerto.

Aquí está la mayor elevación de la isla, el Pico Real del Turquino, con 1.974 m y otras como el Pico Cuba con 1874 m, el Pico Suecia con 1734 m y La Gran Piedra con 1.226 m.

Santiago de Cuba es considerada la ciudad más hospitalaria del país. Esa es su tradición mayor. Los santiagueros suelen ser abiertos, acogedores, comunicativos y también gustan de compartir con los forasteros. Además, los distingue la cualidad de ser siempre muy combativos y han participado en todas las historias de lucha de Cuba.

Las guerras siempre comenzaban por el Oriente. Y Santiago de Cuba era esencial, como la ciudad mas importante. El epicentro de todas las acciones. Así fue como la primera y segunda contienda por la independencia de Cuba, en 1968, 1895, y volvió a ocurrir en 1953 y 1956, cuando Fidel Castro, primero atacó el Cuartel Moncada, la segunda fortaleza militar del país en Santiago de Cuba y posteriormente, tras sufrir prisión y marchar al exilio, desembarco por Las Coloradas y recomenzó la lucha contra el  régimen del dictador Fulgencio Batista. Entonces, los Santiagueros se alzaron en armas y se batieron en la ciudad, en forma desproporcionada, aunque llegaron a tener en sus manos varios reductos. Las acciones fracasaron, pero sirvieron para activar la oposición y movilizar a millones de seguidores.

Fue la ciudad donde se inventó el maravilloso y único ron cubano. También en su jurisdicción surgió el son, padre de todos los ritmos cubanos de este siglo y de la salsa caribeña. Todos los grandes soneros de Cuba, incluyendo a Compay Segundo y Eliades Ochoa, se desarrollaron musicalmente allí. Siempre se ha dicho que los grandes soneros viajaban desde el oriente y se hacían famosos en La Habana. Pero en esas tierras se producía el acto mágico de la creación, del surgimiento del ritmo, la voz, el sentido musical, la formula para crear. Quizás tenga que ver con la atmosfera oriental y en particular la santiaguera.

En Santiago se concilia el silencio de lo provinciano y el sonido de la urbe descollante. La cultura de todos los días y lacultura trascendente. Posee un museo como el Bacardí, que atesora el arte local y el más allá de las fronteras isleñas. También el del arte religioso, a un costado de la Catedral, donde se exhiben reliquias personales de San Antonio María Claret, que fue obispo de la diócesis a mediados del siglo XIX. Y el museo del carnaval, la fiesta típica de Santiago.

Por las noches, la vida de la ciudad, la más caribeña entre todas las poblaciones cubanas, cobra una peculiar animación. Y el transeúnte puede detenerse, donde un trovador rememora un bolero, en la misma cuna donde surgió ese género a finales del siglo XIX, puede escuchar a un poeta decir sus versos en la Casa Natal de José María Heredia, el cantor de las Cataratas del Niagara; asistir a Tropicana Santiago, cabaret que facilitara la conversación intima mientras bebe o come y disfruta de un show donde la cultura emerge lujosa, esplendorosamente, desde el vestuario hasta la música.

Hay influencia francesa en la ciudad; perdura sobre todo en los numerosos apellidos galos. Y en las ruinas de los cafetales que fomentaron los inmigrantes que llegaron al oriente cubano huyendo de la revolución de Haití. El 90 por ciento de los que arribaron a Cuba se asentaron en Santiago y sus alrededores. Hoy se puede visitar el cafetal La Isabelica donde tendrá una idea exacta de como influyeron los franceses en la zona.

En Santiago de Cuba resaltan su bahía y puerto, entre los más activos. En 1898 se produjo en aquellas aguas un combate naval que cambio el curso de la historia.

Estados Unidos había declarado la guerra a España, dueña dela Isla hasta finales del siglo XIX, tras la voladura en La Habana del acorazo Maine, pretexto aprovechado por Washington. La flota norteamericana se aproximó a Santiago de Cuba, bien definida por los navíos españoles. Pero era evidente la desigualdad tecnológica. Ante el reto, el Almirante Cervera, al frente de la flota ibérica, salió mar afuera a batirse con los navíos enemigos. Todos los barcos españoles fueron hundidos bajo el fuego de la poderosa escuadra estadounidense. Tras la derrota, y una vez que los soldados norteamericanos desembarcaron muy cerca de allí y tomaron las colinas de San Juan, ayudados decisivamente por los cubanos, España decidió rendirse.

Mausoleo de José Martí

La mayor figura de la historia de Cuba, nació en La Habana; sin embargo, está enterrado en Santiago de Cuba. Cayó en Dos Ríos, muy cerca de allí, peleando junto a sus tropas insurrectas. Por eso, el Mausoleo no se levanta en la capital cubana, sino cerca del sitio donde libró su ultimo combate y donde fue enterrado.

Cementerio de Santa Ifigenia

Es por sí mismo un museo de historia. En sus tumbas y panteones reposan la mayoría de los principales generales de las guerras de independencia, entre ellas: el Padre de la Patria, Carlos Manuel de Céspedes, Frank País y más recientemente la figura del Comandante en Jefe Fidel Castro.

Santuario de la Virgen de la Caridad del Cobre

Ubicado a una veintena de kilómetros de la ciudad, es un lugar obligado en la ruta santiaguera, un hermoso edificio enclavado en las montañas y que, a cierta distancia, parece como caído del cielo o surgido del interior de la vegetación. La imagen de La Virgen de la Caridad del Cobre, que se halla en esta iglesia, está considerada por los fieles de cubanos como La Patrona de Cuba.

Su llegada a la isla forma parte de una leyenda que comenzó a gestarse en los inicios del siglo XVII y que con el tiempo fue modificándose. Tres hombres humildes del pueblo, perteneciente a las tres etnias o culturas que forjaron el pueblo cubano (blanco, negro y mulato), encontraron la imagen de la virgen flotando en las aguas de la bahía de Nipe, al noreste de Santiago y la condujeron a las minas de El Cobre donde le edificaron una ermita.

Cada año se celebran grandes ceremonias de culto y fe en ese símbolo religioso, muy popular en Cuba, La basílica del Cobre, que además de su belleza constructiva, es famosa por la cantidad de objetos personales depositados allí y dedicados a la virgen por los fieles, entre ellos, la medalla de oro del Premio Nobel de Literatura Ernest Hemingway.

Parque Baconao

Situado a este de Santiago de Cuba, es un conjunto turístico impresionante provisto de varias instalaciones y sitios de naturaleza. Enclavado en las montañas de la Sierra Maestra, Baconao dispone de sitios magníficos, hermosas playas como Cazonal, Daiquirí, Siboney, Juraguá, Verraco, Sigua y Baconao. Fue declarado por la UNESCO reserva natural de la biosfera. En él se encuentra también el Valle de la Prehistoria, reproducción en piedra de animales prehistóricos, a tamaño casi natural, diseminado por un ancho valle rodeado de montañas, en los mismos sitios por los que debieron desplazarse los legendarios animales.

La gran piedra a una altura de 1.226 m sobre el nivel del mar, brinda un magnífico escenario de naturaleza: montañas, mar, abundante vegetación típica de esa zona.

Dicen que en las noches de luz clara pueden atisbarse desde allí las luces de la vecina Jamaica. Tambien en el parque hay un Centro Internacional de Buceo, el acuario delfinario, el Museo del Transporte Terrestre y el Prado de las Esculturas, entre otras muchas atracciones.

Otros sitios de interés turístico

La granjita Siboney y el Cuartel Moncada, donde Fidel Castro y sus hombres protagonizaron el audaz asalto de esa fortaleza militar en 1953 y donde se alistaron para la acción, la Catedral, la Casa de la Cultura ¨Miguel Matamoros¨, la Casa del Poeta ¨ José María Heredia¨, la Casa de Diego Velázquez, el conquistador de la isla y el Castillo del Morro.

Importantes celebraciones populares

Entre las más notables celebraciones de la provincia se encuentra el Carnaval de Santiago, el cual tuvo sus orígenes en una procesión religiosa, que cada 25 de julio, en honor al patrón Santiago Apóstol, organizaban las autoridades eclesiásticas. En su interés de convertir a los negros esclavos al catolicismo, los incorporaron a la peregrinación, sin imaginar que la cultura africana terminaría por convertir la procesión en una marcha profana en la que los esclavos, con la ropa puesta al revés, bailaban al compás de sus tambores en una denominada fiesta de los Mamarrachos. Bajo el influjo de la inmigración francesa del siglo XVIII, esa fiesta devendría en los afamados carnavales santiagueros. Coincidiendo con esa celebración, tiene lugar todos los años la Fiesta del Fuego es un evento veraniego que envuelve a toda la ciudad en un verdadero jolgorio y la convierte en una muestra viva de las más disímiles manifestaciones culturales de la región.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *